El Film VCI (Volatile Corrosion Inhibitor, Inhibidor Volatil de Corrosión), está constituido por una mezcla de sustancias que forman una capa delgada invisible capaz de neutralizar los agentes potenciales que puedan provocar corrosión en los metales, como vapor de agua, oxígeno, atmósfera salina, gas sulfurosos y los más comunes contaminantes industriales y ambientales presentes en el aire.

El VCI es una sustancia volátil, por lo tanto, cuando se abre el embalaje, se volatiliza desde el metal dentro de una o dos horas, sin dejar residuos, también tiene la gran ventaja de retener el VCI dentro del embalaje y funcionar como una barrera, aislando el producto.

Las aplicaciones más comunes: son para embalar bobinas de acero, recambio de automóviles, motores, manufacturados metálicos, forrar máquinas enteras, etc.

Los productos anticorrosivos VCI utilizados en el embalaje no son dañinos para la salud. No se han encontrado problemas de irritación para los ojos o para la piel en los sujetos que han tenido un contacto con embalajes tratados con VCI, aunque por precaución y tratándose de una sustancia química es aconsejable utilizar guantes cuando hay un contacto con el embalaje anticorrosivo.

Las bolsas anti-humedad son capaces de bajar el punto de rocío, eliminando el riesgo de daños provocados por la humedad

Emisores VCI: bajo esta denominación se se incluye una gama de diferentes productos que aportan las propiedades anticorrosivos. Se presentan en diferentes formatos y grados de concentración para que encuentre la solución que mejor se ajusta a sus necesidades de protección anticorrosiva.

Funcionan por separado o en conjunción con otras protecciones VCI y proporcionan un eficiente rendimiento durante un largo periodo de tiempo.